Cuidados de tu vehí­culo en Verano

Con el aumento de temperatura propia de esta época es importante conocer algunos cuidados básicos y sobre todo vigilar un poco más algunos detalles para evitar mayores problemas. A continuación os damos unos breves consejos:

¡Ojo! con la temperatura del motor

Aunque depende del fabricante, el indicador de temperatura debe estar bien visible en el salpicadero, en el peor de los casos se encenderá un testigo o chivato. Ante cualquier sintoma de sobrecalentamieto del vehículo es muy importante parar el motor y ponerte en contacto con tu taller, ellos te aconsejarán sobre lo que puedes y no puedes hacer.

Neumáticos

Siempre es aconsejable llevar los neumáticos a la presión establecida por el fabricante, pero en Verano aún es más importante, si cabe, debido a las altas temperaturas, las cuales, aceleran el deterioramiento de las gomas. Revisa la presión y estado de tus neumáticos.

Interior

Nunca deseamos aparcar el coche al sol en Verano, pero a veces no hay más remedio. Cuando pasa esto el uso de parasoles es muy importante para evitar desajustes en el salpicadero y otras partes de plástico y derivados debido el calentamiento excesivo.

Carrocería

Aunque es inevitable el deterioro del brillo de la pintura de tu vehículo, el calor y las largas estancias al sol ayudan al proceso de pérdida de calidad en la pintura. Por eso, si es posible, evita, por ejemplo en vacaciones, dejar tu vehículo durante largos periodos al sol.

Frenos

Los frenos siempre trabajan a altas temperaturas debido al roce de las pastillas y el disco. En Verano este efecto se multiplica y su refrigeración es más costosa. Con un sobrecalentamiento el vehículo frenará mucho menos pero además se acorta la vida del líquido de frenos y los discos pueden deformarse. Evita la conducción agresiva y utiliza marchas cortas en descensos prolongados.

Leave a Comment