Coches híbridos consejos para un buen mantenimiento

Cada día podemos observar como hay más cantidad de coches híbridos por nuestras carreteras, y por esto mismo debemos saber como hacer un buen uso de este, y así no solo reducir su consumo y emisiones, también su paso por el taller.

Un coche híbrido es un vehículo que utiliza para su propulsión la combinación de dos o más fuentes de energía. Actualmente los coches híbridos más comunes son una combinación de un motor de combustión interna como puede ser un motor de gasolina o diésel, junto a uno o varios motores eléctricos. Esto hace que tenga consumo mucho menor de combustible, genere muchas menos emisiones de gases, y por tanto sea mucho más respetuoso con la naturaleza.
A parte de todo esto los coches híbridos también tiene un coste de mantenimiento mucho menor que cualquier coche de combustión interna, ya que el motor que incorporan los coches híbridos son prácticamente eternos y las baterías que incorpora, según el uso del vehículo, pueden ser de por vida, o en su defecto pueden llegar a tener una duración de hasta unos 500.000 kms.

El hecho de que los vehículos híbridos estén compuestos por dos motores puede asustarnos, al pensar que, necesita el doble de mantenimiento, sin embargo y por lo general, puede suponer un 50% menos de lo que nos supondría el mantenimiento de un vehículo de combustión.

Aquí os dejamos unos consejos a la hora de ponernos delante de un coche híbrido.

Uso del freno
A la hora de frenar en un coche híbrido debemos tener en cuenta que el vehículo esta diseñado para que todos sus componentes se puedan beneficiar del uso de la electricidad, si desaceleramos de manera correcta, sin hacerlo de manera brusca, el vehículo permitirá una frenada 100% eléctrica, que permite recuperación de energía, hará que tengan una mayor duración de la vida los discos de freno y de las plaquetas, al hacerlo de manera eléctrica y no existir sobrecalentamiento como ocurre en la frenada térmica.

Estado de la batería
Es conveniente prestar atención al estado de carga de la batería, si la batería se encuentra en un estado de carga inferior al 50% de su capacidad, debemos arrancar el coche en modo eléctrico los primeros segundos y posteriormente acelerar en modo térmico hasta alcanzar la velocidad deseada generando así, electricidad para aumentar carga en la batería.
Si la carga de la batería es superior al 50% de la carga total, podemos arrancar usando ambos motores de manera simultanea y posteriormente circular en modo eléctrico si lo deseamos.

Calefacción
No encender la calefacción de forma inmediata, ya que cuando llega el invierno, somos muy dados a encender la calefacción nada más entrar al coche. Esto no debe llevarse acabo el los coches híbridos, puesto que al tener el motor térmico frio, aumentará el consumo en gran medida.
Es recomendable esperar un par de kilómetros antes de tener que encender la calefacción del vehículo con el motor de combustión para que no afecte al consumo.

Los coches híbridos con sistema “full hybrid” son lo que tienen un mantenimiento más económico, ya que no contienen algunos de los elementos cuyo mantenimiento implicaría la sustitución con el paso del tiempo y el uso como son: el embrague, alternador, motor de arranque y correa de distribución.

Independientemente del ahorro en el mantenimiento periódico de los coches híbridos, todo propietario de uno de estos esta exento de pagar el impuesto de circulación en la gran mayoría de municipios del país o pueden verse beneficiados con alguna rebaja sobre este impuesto.

Leave a Comment